miércoles, 21 de febrero de 2007

extraterrestre, ovnis (Objeto Volador No Identificados)


En tiempos quizás más felices, cuando todos los que nos interesabamos en el fenómeno OVNI eramos amigos, las cosas eran mucho más simples. Lo que se debatía entonces era la existencia misma de los platillos volantes, y aquellos que la negaban simplemente ignoraban graciosamente a los "creyentes", tolerandoles en forma amigable, pero casi nunca atacandoles verbalmente.
Las hipótesis desarrolladas con los años han evolucionado de esta situación con la diferencia de que hoy día las pasiones predominan, y los proponentes de diversas ideas no aparecen dispuestos al debate abierto y racional. En vez de analizar la casuistica, la selección de casos esta determinada por las ideas que se creen correctas, pero en lugar de presentar argumentos en favor de las mismas, los autores se concentran en atacar acerbamente las explicaciones de los demás.
El resultado neto de todo esto es una confusión considerable, y aún aquellos que se supone están bien informados a veces delatan su ignorancia en lo que escriben, revelando sus preferencias personales. Las hipótesis con las que no están de acuerdo, simplemente no existen.
Las dificultades básicas
Dos problemas han contaminado ufología desde sus comienzos, a saber:
(i)La falta de una definición precisa del fenómeno aceptable a todos los ufólogos. Numerosas definiciones de lo que son los OVNIs han sido propuestas por algunos investigadores. y como era de esperar, duramente criticadas por todos los demás.
Desde luego, para estudiar un fenómeno cualquiera es esencial definirlo adecuadamente, para asi poder recoger una muestra representativa del mismo. En el caso concreto del Proyecto UNICAT, la definición usada es la propuesta por el Dr. Hynek (Ref. 1):
Un informe de la percepción, en el cielo o sobre el suelo, de un objeto o una luz cuya apariencia, trayectoria, comportamiento dinámico y aspectos luminosos no solo no sugieren una explicación convencional y lógica a los testigos, pero que permanece sin identificar cuando individuos técnicamente idóneos examinan toda la información disponible.
En una obra reciente (Ref. 2), el Dr. Vallee ha puntualizado una de las limitaciones de esta definición, que en principio postula la existencia de un grupo técnico con la sabiduria necesaria para separar el trigo (UFOs) de la paja (IFOs). Vallee parece dudar que ese grupo pueda existir, pero si asi fuera, la crítica solo recalca la necesidad de crearlo, y no invalida la más precisa definición que tenemos.
ii) El segundo problema es la tendencia de los ufólogos a formular hipótesis sin estudiar la información, seleccionando la causuistica de acuerdo a ideas preconcebidas. Invirtiendo el orden del proceso científico, las explicaclones son propuestas primero, y los casos que las favorecen son seleccionados a posteriori. Quizás esto se deba a que la mayoria de las personas que se interesan en el fenómeno OVNI son diletantes sin preparación científica. Es interesante señalar que la ufología es una actividad en la que, como en la política, no se considera necesaria una preparación previa.
Esto no implica que credenciales academicas o títulos universitarios sean un requisito imprescindible para dedicarse a la ufología. Pero es innegable que como resultado de su preparación un científico adquiere no solo conocimientos, pero una actitud mental que predomina en sus contactos con el ambiente que le rodea. Esto no es privativo de la ciencia, pero se aplica a todas las profesiones: el polícia piensa como un polícia las 24 a horas del día (en inglés, es “street wise”), y el abogado o el médico analizan los lo hechos de acuerdo a sus experiencias profesionales. Este barniz que las distintas profesiones adquieren es algo que no se puede improvisar, excepto, desde luego, en ufología -
De cualquier manera, el proponente de una hipótesis determinada debería establecer explícitamente las bases de la misma, indicando la casuistica usada, asi como las reglas que determinan si un caso es incluido o no. Como se vera más abajo, esto raras veces se cumple.
Es oportuno mencionar aqui los tres aspectos clásicos del fenómeno UFO: i) existencia; ii) origen; iii) proposito. Estas facetas son independientes, y deben ser dilucidadas en este orden. Como bien dijera el Dr Hynek. el fenómeno UFO se caracteriza por la persistencia de informes consistentes, cuyo contenido y validez debe ser estudiado independientemente de las hipótesis sobre su origen. Sin embargo, historicamente tal no ha sido el caso, y en la imaginación popular los platillos voladores aún se identifican como naves extraterrestres.
Las hipótesis
Desde el punto de vista más general, las explicaciones del fenómeno OVNI pueden ser divididas en tres grupos:
A) Positivas: los OVNIs son reales
Es decir, existe un fenómeno distinto, al margen de la ciencia convencional, que debe ser explicado. En esta perspectiva muchas veces la explicación del fenómeno aparece mezclada con especulaciones sobre su origen.
B) Negativistas: los OVNIs no existen
Dejando de lado lo absurdo de esta postura (si algo no existe, ¿por que tratar de explicarlo?), varias alternativas son posibles:
(i) Todo es ilusión, un fenómeno de origen psicológico, alucinaciones de mentes dislocadas, quizás influenciadas por el medio sociológico que rodea al testigo y por el bagaje cultural del ambiente. Como dijera hace ya años un conocido ufólogo español, “El testigo se engaña a si mismo".
(ii) El incidente tiene realidad objetiva, pero no es un OVNI sino simplemente una interpretación erronea atribuida por el testigo a un fenómeno natural que le es desconocido. Es decir, “El testigo es engañado” por las circunstancias.
C: Parciales
Estas hipótesis solo intentan explicar un aspecto particular del fenómeno OVNI, real o imaginario, ignorando otras manifestaciones del mismo. En general, la casuística sustentando estas hipótesis está bien definida. aunque no es siempre accesible a la comunidad ufológica.
Este artículo discutirá la mayor parte de las explicaciones que han sido publicadas en la litertura del tema, que se resume en la siguiente tabla.